11 de abril de 2013

¿Te sube la BILIRRUBINA? Pues ten cuidado, estás enfermo.





   Este título y el concepto de bilirrubina seguro que te suenan de la famosa canción de Juan Luis Guerra, sin embargo, se le olvidó explicar qué es la bilirrubina y lo peligroso que puede ser que aumente en nuestro organismo. Pero os explicaré estos pequeños detalles.




¿Qué es la bilirrubina?

   La bilirrubina es una molécula de color amarillo anaranjado que se origina en la degradación de la hemoglobina de la sangre, al envejecer y destruirse los glóbulos rojos que la contienen. Esto es un proceso normal que ocurre diariamente aunque no nos demos cuenta, ya que los glóbulos rojos están continuamente renovándose, y que culmina con la formación de bilirrubina conjugada en el hígado, que es vertida a la vesícula biliar y excretada junto a la bilis al intestino, donde la flora bacteriana residente allí, la metaboliza dando finalmente estercobilina de color marrón, que es la que le da ese "bonito" color a nuestras heces. 


¿Qué causa este aumento de la bilirrubina?

    El explicado arriba sería el destino habitual, sin embargo, si "nos sube la bilirrubina" quiere decir que tenemos algún fallo en el hígado como cirrosis o hepatitis, que impide la conjugación de la bilirrubina y, por tanto, la vuelta de esta a la sangre.
   También el problema puede darse a nivel de vesícula biliar, que esté obstruida por un cálculo biliar y no permita la excreción de la bilirrubina al intestino. 
   O incluso peor, ya que puede ser causado por una anemia hemolítica, esto es, una destrucción acelerada de los glóbulos rojos y que satura la capacidad de depuración de bilirrubina del organismo.

   Debido a la subida de bilirrubina en sangre, científicamente llamado hiperbilirrubinemia, ésta se comienza a acumular en las membranas de las células y tejidos, tiñendo del característico amarillo la piel o las mucosas, siendo más evidente en las córneas de los ojos, conocido como Ictericia


                                                                                                                        
Ictericia neonatal.


   Es común, en recién nacidos, sobre todo aquellos prematuros, que en los primeros días de su vida tengan un aspecto un tanto "Simpson". Esto es así, porque los fetos poseen un tipo de hemoglobina, conocida como hemoglobina natal, que debe cambiar al nacer, hasta tener glóbulos rojos con hemoglobina normal, como la que tenemos todos, por lo que se produce un gran aumento de la degradación de hemoglobina nata y, por tanto, de bilirrubina que, en ocasiones, satura la capacidad del hígado de metabolizarla y se acumula en los tejidos del niño. Generalmente, no hay problema y pronto desaparece, pero en otros casos más severos, en los que puede atravesar la barrera hematoencefálica y producir daños en el cerebro del feto, hay que someter al recién nacido a cabinas de radiación ultravioleta, que transforma la bilirrubina en bilirrubina conjugada (función que deberá realizar el hígado) para que sea posible eliminarla en las heces. 


Así que, aunque el cantante dijera que la causa de su subida de bilirrubina fuera porque la chica no le miraba, lo que el pobre hombre tenía era un problema de salud bastante severo y, desde luego, no se le iba a quitar ni con Aspirina, ni con suero de penicilina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!