20 de abril de 2013

ANIMALES VOLADORES que nunca imaginaste que lo eran.






   ¿Qué te viene a la cabeza si te hablo de peces, lagartos, ardillas, escorpiones, zorros...? Seguro que no te viene a la cabeza la imagen de ninguno de ellos volando. Sin embargo, hay animales con estos nombres que sí pueden volar. En algunos casos sí son realmente peces o ardillas, pero en otros, su nombre sólo evoca a un animal con el que guardan algún tipo de similitud. ¿Quieres conocerlos? Y que nadie se asuste, el "cerdo-águila" de la imagen, es montaje, todos aquellos que prometieron que harían algo cuando los cerdos volasen, aún están a salvo.


Pez volador


   Los peces voladores o exocétidos son una familia de peces marinos cuya característica más sorprendente es el tamaño de sus aletas pectorales (algunos también el par de aletas pélvicas), inusualmente grandes, que le permiten volar y planear por distancias de más de 50 metros. La mayor duración registrada ha sido de 45 segundos alcanzando velocidades en el aire de 50-60 Km/h (como un caballo al galope) que consiguen gracias a un rápido batido de sus aletas, unas 50 veces por segundo, cuyo objetivo es una efectiva huida de sus predadores. Sus ojos son más planos que los del resto de peces, lo que le facilita la visión fuera del agua.


Dragón volador

   El dragón volador de Borneo o Draco volans es uno de los lagartos más curiosos que hay, pues es capaz de deslizarse por el aire, no volar, pero sí planear, ¿cómo lo hace? Pues este pequeño animalito está dotado de una membrana que une sus costillas, que son movibles, de esta forma puede extenderlas y formar con ellas unas "alas planeadoras" de colores brillantes y cálidos, anaranjados, rojizos, amarillos, bastante funcionales, aunque deja desprotegidos sus órganos cuando lo hace. Este lagarto puede alcanzar una longitud de 19 a 23 cm. Se alimenta de hormigas y termitas arbóreas. Los dragones voladores son nativos de los bosques tropicales del suroeste de Asia y la India, incluyendo Borneo y las islas Filipinas.


Ardilla voladora

   Las ardillas voladoras o pterominos son un grupo de especies de ardillas con capacidad de planear (no de volar, como ocurre con el dragón volador de Borneo) gracias a una membrana conocida como patagio que conecta sus patas traseras con las delanteras y que despliegan en el momento del salto, funcionando a modo de ala delta, usando su cola como timón de vuelo para mantenerse en equilibrio y cambiar de dirección. El pteromino de mayor tamaño es el Eupetaurus cinereus o ardilla voladora lanuda, que puede medir más de 50 centímetros,  pero su vuelo es tan efectivo como el de las ardillas de         menor tamaño.


Escorpión volador

  El escorpión volador o Nuptialis de Panorpa es un insecto (no un arácnido como los auténticos escorpiones)  que habita en los Estados Unidos y Canadá y, como todos podéis adivinar, su nombre se lo ha ganado por esa estructura en la cola en forma de aguijón. Lo que posiblemente no adivinéis, es que no es un aguijón venenoso como el de los escorpiones verdaderos, sino que su función es de reproducción, son los genitales del macho y la hembra no lo tiene. Son insectos voladores bastante grandes, de hasta 20 centímetros, pero no hay de qué preocuparse, son inofensivos para los humanos y se alimentan del néctar de las flores y el jugo de las frutas con su boca alargada, aunque también de otros animalitos muertos, que han aprendido a robar de las telas de araña.


Zorro volador

   Y mi favorito de hoy, el zorro volador o Acerodon jubatus, el murciélago más grande conocido que puede llegar a medir la friolera de 1,70 metros de envergadura con un peso de 1,5 Kg (junto con el gran zorro volador Pteropus vampyrus, que es algo mayor de tamaño, 1.80 cm de envergadura, pero un peso algo menor). Vive en Filipinas y, por mucho miedo que pueda dar, es inofensivo, sólo se alimenta de frutas, flores, polen y néctar de las flores, por lo que es un importante polinizador de la zona. Además, también se diferencia de los murciélagos comunes en que carece de ecolocalización, pero sí tiene un buen sentido de la vista, al contrario que sus primos pequeños. Por desgracia, esta especie, como la mayoría de especies impresionantes de la Tierra, está en peligro de extinción por culpa de la caza excesiva. El nombre de zorro, hace referencia tanto a su tamaño, como a la similitud facial con su familiar cánido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!