7 de abril de 2013

Bromhidrosis: la afección olorosa


TODOS SABEMOS LO QUE ES LA HALITOSIS PERO... ¿SABES QUÉ ES LA BROMHIDROSIS?


   Primero quiero hacer diferencia entre la hiperhidrosis que se refiere al fenómeno de sudoración excesiva de la piel y la propia bromhidrosis, la cual significa transpiración olorosa y que es un subgrupo dentro de la primera.

Pero ¿cómo se produce el mal olor corporal?

En el cuerpo hay dos tipos de secreciones de las glándulas sudoríparas
         1- Secreciones ecrinas: aparecen repartidas por todo el cuerpo y son más numerosas. Secretan una solución acuosa de sales que es prácticamente inodora, y que es la conocida realmente como sudoración, ya que es la encargada de enfriar el cuerpo.
         2- Secreciones apocrinas: aparecen en menor número y repartidas por determinadas zonas de la piel, sobre todo axilas, zona ano-genital, debajo del ombligo (zonas donde se liberan las feromonas), etc cuya secreción resulta en una sustancia cerosa que es incluso mayor en las personas que padecen esta enfermedad. Este tipo de glándulas interviene en la producción de feromonas de las que hablaré en un post futuro.
Skin1.jpg
En la foto vemos, marcado en rojo, la posición dentro de la piel de las dos glándulas responsables de la sudoración y bromhidrosis: glándula ecrina y apocrina

   Es este segundo tipo de secreción la que causa la bromhidrosis, pero no de forma directa; me explico:
   Esta secreción cerosa es estéril e inodora, sin embargo, pronto esta solución es captada y aprovechada por la flora bacteriana de la piel, que resultará en diversos ácidos grasos y aminoácidos que producirán ese olor desagradable característico (al igual que ocurre en la halitosis, con las bacterias de la flora bucal). Esto ocurre casi una hora después, de ahí que el sudor reciente no tenga aún mal olor.
   La bromhidrosis ocurre mayormente en hombres debido a que la testosterona estimula el desarrollo de estas glándulas apocrinas y su secreción. Afortunadamente, no ocurre antes de la pubertad, ya que no son activas durante esta etapa e, igualmente, es menos frecuente en personas ancianas ya que sus niveles hormonales también caen.  
También encontramos diferencia (que no exclusividad) en las distintas razas: en la raza africana, estas glándulas son más numerosas y de mayor actividad, al contrario que en los asiáticos. 
Esta afección es, además, un círculo vicioso porque con frecuencia la gente que la padece, tiende a sentirse nerviosa cuando se encuentra en compañía, sabiendo lo desagradable que puede resultar, lo que lleva a un aumento de esta sudoración excesiva.
   El tratamiento de la bromhidrosis consiste básicamente en dos puntos: disminuir la cantidad y tiempo que pasa las secreciones en la piel y eliminar la mayor cantidad posible de bacterias en las zonas problemáticas. De ahí, que sea prácticamente obligatorio la depilación de tales zonas, ya que el vello retiene la sudoración. También el uso de cremas antibióticas o algodones con alcohol para eliminar la flora con regularidad. Aunque actualmente se hace uso también de la electrolisis, que consiste en una pequeña descarga eléctrica en el folículo piloso que destruye el pelo, el cual es el encargado de transportar al exterior la sudoración apocrina y, por tanto, al faltar éste, la secreción se bloquea en el interior de la piel donde es reabsorbida.


Para más información visite las siguientes web:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!