7 de abril de 2013

Dame carne de...¿Caballo?


¿QUÉ GANAMOS CON QUE NOS METAN CABALLO POR VACA?
      La carne de caballo se ha consumido desde siempre, desde la prehistoria. Sin embargo, con la llegada de las religiones, se ha ido desvirtuando el alimentarse de este animal, llegando incluso a estar prohibido por tratados papales a lo largo de la historia, aunque esta norma era violada por multitud de soldados durante las guerras o por la gente hambrienta. Actualmente ya no está prohibida, e incluso es bastante común en algunos países como Italia o Francia, en este último llegan a comer hasta 4 millones de caballos al año. De hecho, en algunos países se suele recomendar la carne de caballo a niños que comienzan a probar alimentos distintos a la leche, ya que es una carne sana, suave y dulzona.
   Pero para que no os llevéis las manos a la cabeza al ver las noticias, os voy a hablar de las propiedades que tiene la carne de caballo:
  • Contiene zinc. Con 100g de carne de caballo cumplimos los requerimientos diarios de este mineral que, en un post posterior ya explicaré, es esencial para multitud de procesos biológicos importantes en nuestro organismo.
  • Buen aporte de vitaminas del grupo B, y también de vitamina A (que evita las enfermedades oculares, entre otras), vitamina K, vitamina E, fósforo y otros minerales.
  • Tiene poco colágeno (que resta suavidad a la carne) y poca grasa.
  •  Relación de grasas saturadas e insaturadas mejor que otras carnes.


   Y gana más cuando comparamos las propiedades con la de otros animales más habituales como a continuación. Los datos de la tabla están referidos a 100g de carne de cada tipo.
Propiedades_caballo.png
   Como vemos, menos aporte calórico y bastante menos grasa que otras carnes que habituamos a comer, así como menor cantidad de colesterol (que también está de moda el medir el colesterol de TODO lo que nos metemos al cuerpo, porque nosotros somos así de obsesos), así que para mantener nuestra línea, es un menú ideal.
  Aunque tampoco escribo este post para que nos alegremos de que nos den carne de caballo en las hamburguesas y demás, porque la parte del caballo que suelen picar ahí… dista mucho de la que yo he descrito aquí.  Además, lo grave realmente no es comer carne de caballo, ya vemos que es sana como la que más y que sabe tan bien como cualquier otra, sino que nos engañen y nos vendan algo diferente a lo que creemos estar consumiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!