8 de mayo de 2013

Las células también se suicidan




    Aunque suene extraño, es así. Las células de nuestro cuerpo también se suicidan. Cada día, unos diez mil millones de células de nuestro organismo "acaban con su vida". Y no, no lo hacen porque ya no sean capaces de seguir, porque estén deprimidas o se hayan arruinado ellas y su futuro. Sino que lo hacen de manera altruista, por el bien de nuestro organismo y están programadas para ello. ¿Quieres saber cómo y por qué se suicidan?

   
    Igual que en la naturaleza, en la perpetuación de una especie y evolución han de morir los individuos más viejos y menos válidos para dejar lugar a las siguientes generaciones más fuertes y capaces, las células más viejas o enfermas deciden quitarse de en medio voluntariamente para que la vida del organismo pueda persistir.


Apoptosis o suicidio celular programado.

Proceso de apoptosis y fagocitosis de
los cuerpos apoptóticos
   Denominado así, porque las células están programadas genéticamente para destruirse a sí mismas si empiezan a funcionar mal, son infectadas, por un virus por ejemplo, o están dañadas. Cuando la propia célula detecta alguna de estas anomalías (vía intrínseca), o cuando le llega a sus receptores una señal externa (vía extrínseca), empieza a sintentizar y activar enzimas que llevarán a la destrucción de la célula, conocidas como caspasas. Estas empiezan destruyendo el citoesqueleto que mantiene a la célula y esta va perdiendo agua y se compactan su citoplasma y orgánulos (menos las mitocondrias y ribosomas necesarios para obtener energía y mantener en funcionamiento las enzimas encargadas de la apoptosis de la célula). Su núcleo también se ve afectado, condensando el material genético y acaba fraccionándose. Al contrario que en la necrosis (muerte celular), en la apoptosis no se desintegra la membrana celular, y por tanto no hay inflamación del tejido, sino que se mantiene su integridad, ayudando a formar unas pequeñas vesículas que contienen los restos de la célula y que se conocen como cuerpos apoptoticos, que finalmente serán "engullidos" por los fagocitos (los basureros del organismo) que permitirán que los componentes de esa célula sean reutilizados más adelante.


Causas y Funciones de la Apoptosis.

  • Durante el desarrollo del embrión, muchas estructuras y células han de ser eliminadas antes del nacimiento.
  • En la renovación de epitelios como la piel o las mucosas (de las que ya hablaba en un artículo anterior). Deben eliminarse las capas mas externas para dejar paso a otras nuevas sin dañar aún.
  • Eliminación de linfocitos T y células Natural Killers (asesinas naturales) autorreactivas. Es decir, reconocen como extrañas células de nuestro propio organismo y las atacan. Esto puede ser peligroso y han de ser "desactivadas" antes de que causen daño.
  • Cuando el ADN de una célula está dañado, por la radiación ultravioleta, por oxidación (envejecimiento), o por culpa de algunos fármacos, la célula lo detecta y activa su proceso de suicidio.
  • Cuando una célula es infectada por un virus (SIDA o hepatitis, por ejemplo), estás tienden a suicidarse, para evitar la propagación de la infección e intentar evitar el daño que pudiera causar.


Enfermedades asociadas a la apoptosis

Efecto de la inhibición de la apoptosis
en un proceso tumoral
    Las hay tanto por defecto, como por exceso. Me explico. El cáncer (del que ya hablaré más adelante) es una mutación que actúa, entre otras formas, inhibiendo las señales que indican a la célula que está dañada y debe eliminarse. Así, estas células siguen dividiéndose sin que las detengan, formando el tumor. Este sería un ejemplo de disminución de la apoptosis.

    Por el otro lado, en cambio, encontramos el SIDA, en el que el virus, induce la apoptosis, no solo de los linfocitos infectados, sino también de aquellos sanos, eliminandolos y dejando al organimos inmunodeprimido, sin defensas para combatir posteriores enfermedades e infecciones. O también encontramos las enfemedades neurodegenerativas como el Alzehimer o el Parkinson, que estimulan la susceptibilidad de las neuronas a la apoptosis, autoeliminándose con mucha más facilidad.



    La apoptosis o suicidio celular, es primordial para mantener el equilibrio celular en el organismo y requiere de una importante regulación. Pero, además, puede resultar de gran ayuda en la investigación contra enfermeades, mediante la inducción de la apoptosis en células diana, por lo que a medio y largo plazo la regulación de la apoptosis se presenta como una de las armas más prometedoras en Medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!