7 de mayo de 2013

¿Cómo "hablan" los loros?



    Los loros son famosos por poder imitar algunas de las palabras que les enseñamos, convirtiéndolos en una "mascota-juguete" bastante interactiva y entretenida a pesar de ser un ave. Como seguramente no sabréis cómo ha desarrollado esta capacidad, cómo son capaces los loros de "hablar", vamos a explicarlo a continuación.




¿Cómo "hablan" los loros?

    Los loros es el nombre común con el que se denominan a casi 400 especies de aves, la mayoría exóticas, incluyendo en la familia a cacatúasperiquitospapagayos y otras. En realidad, los loros no hablan como los humanos, no son conscientes de lo que dicen ni pueden mantener una conversación, sólo  imitan y repiten sonidos que les rodean, ya que carecen de cuerdas vocales y aparato fónico. Ellos, en cambio, usan unas técnicas parecidas, pero a la vez distintas. 


    En primer lugar, poseen un órgano vocal conocido como siringe que poseen en la tráquea, junto a la bifurcación de los bronquios. Los sonidos se producen por vibraciones en las paredes de la siringe o por la vibración del aire que pasa por la siringe. La siringe posee dos cámaras, lo que les permite reproducir dos sonidos simultáneos, que nosotros interpretamos como el "habla".

Representación de la siringe
    Así es como forman los sonidos pero, ¿cómo hacen para que se parezcan a las palabras que nosotros les enseñamos?
     Para ello, entra en juego su lengua. Estudios recientes han visto que, a través de pequeños movimientos en su lengua, pueden modificar las ondas sonoras formadas en la siringe, para darle el timbre y la tonalidad adecuados para imitar las palabras o sonidos que les rodean.



Curiosidades


  • El mejor imitador es el loro gris africano 
  • Los loros son considerados animales muy inteligentes, casi tanto como el chimpancé o el delfín.
  • Los loros pueden utilizar también esta habilidad como una acción de estímulo-respuesta, dado que el animal percibe que al imitar determinados sonidos recibe una respuesta por parte de su entorno, ya sea comida o atención, pero siempre una respuesta positiva.
  • El que un loro llegue a "hablar" depende mucho de varios factores, como la edad, lo despierto que sea el ejemplar, las ganas que ponga su "profesor en las clases"; hay ejemplares que no lo consiguen.
  • No solamente imitan palabras, sino todo tipo de sonidos, como el de un bebé llorando, el ladrido de un perro, etc. Un ejemplo lo encontramos en el vídeo de debajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!