7 de julio de 2013

¿Qué son los tics nerviosos?

 
  En televisión, sobre todo, recuerdo haber visto varios ejemplos de tics nerviosos, sobre todo en programas de humor, donde un padre, estresado por todas las gamberradas de sus hijos, acaba con un tic en el ojo que nos hace reír. Sin embargo, los tics pueden convertirse en un problema social para quien lo padece como muchos otros desórdenes nerviosos. ¿Qué son estos tics y por qué aparecen?






¿Qué son los tics nerviosos?

   Son contracciones nerviosas involuntarias, rápidas, repentinas y arrítmicas que pueden implicar cualquier grupo de músculos voluntarios. Generalmente son de poca duración y parcialmente controlados por la persona que los sufre si se esfuerza en ello, pero que se ven agravados si la persona se encuentra bajo una situación de estrés, fatiga o ansiedad. Se ha visto que ocurren con mayor frecuencia en hombres que en mujeres y más en niños (alrededor de un 1%, ) que en adultos y suele haber algún antecedente familiar. Puede aparecer tanto en músculos de la cara, como del resto del cuerpo y, aunque incluye movimientos normales, como guiñar un ojo, se trata de movimientos que se hacen fuera de contexto.
Suelen surgir sin motivo aparente, principalmente en niños nerviosos o con antecedentes familiares, como ya decía, aunque en algunas ocasiones son debidos a la alteración de algún centro nervioso. Vivir en un ambiente rígido o poco permisivo (en el caso de niños) propiciará su aparición y continuidad, ya que los tics son una vía del organismo para liberar algunas tensiones.

Tic motor asociado al cuello

Tipos de tics

   Los tics pueden ser motores o vocales. 

  • Motores: es el que afecta a músculos motores faciales, como los tics en los ojos, cejas o labios, del cuello y la cabeza, en la que el trastornado saluda o niega o afirma continuamente sin tener sentido, o del tronco y las extremidades, por ejemplo, la elevación continuada de los hombros o de las manos.
  • Vocales: estos tics incluyen gruñidos, tarareos o incluso palabras reales, pero que pronuncia de forma explosiva y espástica, sin venir a cuento ni estar relacionada con lo que se está hablando (si es que se está hablando).
   En algunos casos los tics pueden ir más allá y afectar, por ejemplo, a los músculos de las vías respiratorias, produciendo carraspeos repetitivos, suspiraciones, etc, o tics digestivos, que incluye tics de deglución con aerofagia, produciendo eructos encadenados.

   Los tics se clasifican también en simples, cuando se refieren a un movimiento simple, como un guiño, un carraspeo, sacar la lengua... y complejos, cuando el movimiento del músculo sigue un propósito, como arañar, lanzar algo, masticar, o en el caso de los tics vocales, cuando en vez de un sonido, el tic consiste en una palabra completa. Además, también se consideran complejos cuando incluye dentro del mismo tic más de un movimiento o tipos de tics juntos. Un ejemplo famoso de tic muy complejo es el síndrome de Tourette.


El desorden de Tourette.


   En el vídeo vemos un ejemplo de este síndrome, que a muchos nos ha hecho gracia pero que es una burla de un trastorno nervioso muy serio. En este desorden de conducta, se combinan tanto tics motores como vocales que, a menudo, incluye exclamaciones de palabras obscenas o comentarios socialmente inapropiados y despectivos. En origen de este desorden es genético, siendo raro que aparezca en adultos, sin embargo el porcentaje de niños que pueden sufrirlo es muy alta. 
   En la mayoría de los casos, no necesita más tratamiento que la espera, ya que puede remitir si desaparece el ambiente estresante al que está sometido el niño, y al no ser un trastorno que impida al individuo llevar una vida "normal", no se le dan medicamentos. No obstante, sí existen varios medicamentos que pueden administrarse cuando este síndrome interfiere en la vida cotidiana de quienes lo padecen, que incluyen fármacos para disminuir la tensión o, incluso, disminuir la actividad nerviosa, como los neurolépticos.


   Finalmente, no hay que confundir los tics nerviosos, con las manías que tenemos algunos de mover la pierna a gran velocidad y de forma rítmica, o repiquetear los dedos contra la mesa, o jugar sin descanso con el objeto que tengamos en ese momento en la mano. Esto no es un tic, es simplemente una expresión corporal de nerviosismo, impaciencia o deseo por terminar lo que estemos haciendo en ese momento; cosa que suele ocurrirnos a menudo en clase o en el trabajo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!