30 de agosto de 2013

¿Cómo funcionan los faros antiniebla?


  En los días muy lluviosos, con neblina, en los días de nevada o incluso si hay demasiado polvo en el ambiente a modo de nube, es muy recomendable utilizar los faros antiniebla. Pero... ¿sabemos qué utilidad tienen? ¿Son para que nos vean mejor o para ver nosotros mejor? ¿Qué hace que sean útiles y necesarios en estas condiciones? Y por último, ¿mejor blancas o amarillas?



¿Cómo funcionan los faros antiniebla?

   La niebla, la lluvia, son pequeñas gotitas, como minúsculas perlitas de cristal esférico que reciben la luz de los faros que usamos habitualmente y lo reflejan, como espejos perfectos, devolviéndola hacia el parabrisas, donde se encuentra el conductor, deslumbrándonos, dificultándonos la visión y la conducción.
 
Efecto de reflexión de las gotas de lluvia
  Las luces antiniebla, no están hechas de un material especial ni tienen ningún tipo excepcional de luz. Su principio se basa en que la luz, en lugar de estar apuntando horizontalmente hacia delante, están dirigidas hacia el suelo con cierto ángulo y, además, están en una posición muy baja, evitando que la luz que emiten "rebote" en la niebla, la lluvia o el polvo y nos deslumbre. No vemos mucho más que con las otras luces, pero al menos nos permite ver unos metros por delante de nosotros sin deslumbrarnos, que es la misión esencial de estos faros antiniebla.

¿Mejor luz blanca o amarilla?

   Ahora ya no, pero hace unos años, la mayoría de coches tenían las luces antiniebla de una tonalidad amarilla. ¿Qué ha pasado para que ahora sean casi todos de luz blanca? ¿Eran mejor las entonces amarillas o ha sido necesario cambiarlas? Pues en realidad, es absolutamente indiferente que la luz sea azul, blanca o amarilla, eso no cambia nada, solo la tonalidad con la que veremos el suelo. Lo realmente importante es que estén apuntando hacia abajo para no deslumbrarnos.


   Para acabar y como recordatorio, decir que las luces delanteras antiniebla son opcionales, no obligatorias, tanto de día como de noche siempre y cuando las condiciones climatológicas dificulten la visibilidad, y también de noche en tramos de calzadas de 6,25 metros o de interior con muchas curvas. El trasero es obligatorio solo en condiciones de muy baja visibilidad. Así que, por favor, garrulos, absténganse de llevar las 4 luces encendidas a cualquier hora del día y, si no lo hacéis por seguir mi consejo, hacedlo porque se considera una falta leve su uso indebido y puede ser sancionado con hasta casi 100 euros.

3 comentarios:

  1. El color de la luz no es indiferente,el amarillo es monocromático y no se descompone como el blanco que es una mezcla de siete colores.No olvidemos que la niebla son microgotas de agua que actúan como microprismas al ser atravesadas por la luz.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. antonio cardenas - vzla14 de febrero de 2017, 0:35

      estoy de acuerdo con que la luz blanca se descompone al atravesar las gotas de agua de la neblina creando una pared blanca, creo que mejor es la luz amarilla por nuestros ojos perciben mejor la luz amarillo- verdosa, es decir esta alrededor de los 570 y 590 nm de frecuencia. por lo que estamos mas sensibles a la hora de percibir lo que vemos....debemos sumar a esto que mientras mas baja se encuentre instaladas es mejor porque la neblina al igual que algunos tipos de humo no llegan totalmente al suelo

      Eliminar

¡Compártelo!