8 de septiembre de 2013

Me ruge el estómago, ¿tengo hambre?

   A todos nos ha pasado, estando en clase, en una reunión, en el cine o situaciones por el estilo, en las que reina un poco el silencio y, de repente, nuestro estómago se pone a rugir captando la atención de los presentes y, en ocasiones, algunas risas. Siempre lo achacamos a que tenemos hambre, sin embargo, ¿se produce únicamente cuando estamos hambrientos? ¿Y qué ocurre ahí dentro para que suene de esa forma? Vamos a ello.




¿Por qué ruge el estómago?

   También hay un nombre científico para este fenómeno fisiológico, en este caso bastante onomatopéyico, conocido como borborigmos, que recuerda al sonido burbujeante que hacen nuestras tripas en estas situaciones. Y es que realmente ese ruido está causado por burbujas, más concretamente por los movimientos de líquidos y gases que se dan en el intestino y que son conocidos como movimientos peristálticos. 

Cuando estamos hambrientos y con el estómago vacío, éste reclama más comida. Para ello, se liberan una serie de hormonas que despiertan la sensación de hambre, estimulando los nervios del estómago y que enviarán una señal al cerebro, que despertará con intensidad la contracción de los músculos del tracto digestivo, para mover y recoger los pocos restos de comida que queden a lo largo del estómago e intestino. Y así lo hará durante 10 o 20 minutos cada hora hasta que volvamos a meterle la comida que tanto ansía. Son tan ruidosos en este caso, porque al estar vacío todo el tubo digestivo, el sonido se propaga mejor, y pensar, oler o ver comida puede desencadenar o incrementar este fenómeno.

Movimientos peristálticos

¿Sólo ocurre cuando tenemos hambre?

   Para nada. Aunque sí es cierto que con el estómago vacío es más ruidoso, el movimiento del estómago es continuo, tanto cuando tenemos hambre, como cuando acabamos de comer para mover y digerir todo lo que le hemos metido nuevo al cuerpo. Si ponemos un fonendoscopio en nuestro abdomen, podríamos escuchar prácticamente sin cesar los borborigmos que produciría nuestro estómago durante la digestión y tras ella, solo que generalmente son tan débiles que nos cuesta percibirlos a menos que usemos este aparatito.

  Las situaciones de estrés, nerviosismo o ansiedad incrementa estos movimientos y, con ellos, el ruido resultante, así como en algunos casos en los que se padece de hiperperistaltismo (o exceso de movimientos gastrointestinales) como diarreas, celiaquía, intestino irritable o flatulencia excesiva.


   Como vemos, es algo muy normal y de lo que no podemos avergonzarnos, más que nada porque es algo que no podemos evitar. Si nuestro estómago e intestinos quieren darse a oír, no nos queda más remedio que dejar que se exprese con toda naturalidad. Lo que ya sí es desagradable y maleducado es que, cuando los movimientos peristálticos arrastren los gases intestinales hasta el final del conducto, los dejemos salir libremente nos encontremos donde nos encontremos.

   ¿Alguna vez te ha ocurrido una situación bochornosa por culpa de estos borborigmos? Cuéntanos dónde te han sonado las tripas y cuán inoportuno era el momento en que ocurrió (un examen, una entrevista de trabajo, en misa....)


11 comentarios:

  1. esto es muy interesante y es verdad, gracias a la información ahora se porque creo que tengo un estomago muy ruidoso GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. yo en un examen lo bueno que cuando me sono la barriga un amigo me envito comida n.n

    ResponderEliminar
  3. yo en una cita con una chica.. jajaja que terrible!

    ResponderEliminar
  4. a mi me paso en el examen final de historia. 2 horas de examen en la que cada 4 minutos me sonaban las tripas como truenos. No he pasado tan mal en mi vida. No quiero saber lo que pensaron las chicas que tenia en cada lado :`( Fijo que pensaron que tengo diarrea o algo. De verdad la peor situacion de mi vida.

    ResponderEliminar
  5. A mi siempre me suenan, estoy en clase y nunca paran y como me da tanta vergüenza empiezo a toser o hacer algun ruido. Me pongo más nerviosa y mas suenan. Y encima no me dejan salir al aseo haber si se ne pasa. Lo odio y quisiera que me lo quitaran o que se puede hacer para que dejen de hacer eso.

    ResponderEliminar
  6. Puede que sean lumbrices tambien

    ResponderEliminar
  7. Una vez iba en el Ascensor de el edificio donde trabajo con mucha gente, entre los cuales iban mi jefe inmediato y el director ejecutivo y mi estomago no paro de hacerse escuchar en repetidas veces (que vergüenza). Después de eso un compañero no deja de hacerme burla por ese fatídico día jaja.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena informacion 😁.
    Ami me ocurrio em un examen todos callados y q de repente mi estomago epiesa a rugir y yo como de " tragame tierra" , y para disimular el ruído empese a toser hasta q un compañero dice : Si escucharon eso ¿Q fue??
    Ese dia fue fatal 😢

    ResponderEliminar
  9. Estaba en una cita con el chico que me gusta.. el estaba acostado en la cama y yo recostada en su pecho con sus manos en mi estómago.. y sólo por pura casualidad mi estómago empezó a rugir... Que vergüenza����

    ResponderEliminar

¡Compártelo!