5 de octubre de 2013

Efectos de la ingravidez en nuestro cuerpo.

   
Esta semana se estrenaba la prelícula de Gravity en nuestro país y eso ha llevado a preguntarme: ¿cómo sufre nuestro cuerpo esa sensación de falta de gravedad? ¿Hasta qué punto puede ser peligrosa para nosotros? La conclusión a la que he llegado es que prefiero quedarme en la Tierra y que ya, otros, exploren Marte y los demás planetas, pues el único peligro no es salir despedido de la ISS como aparece en la película. ¿Quieres conocer a qué se expone nuestro cuerpo cuando no hay gravedad? Aquí te lo resumo.



Un mal poco predecible.

  Desde que comenzó la osadía humana de viajar al espacio, ha habido preocupación por la salud de los astronautas y de los efectos negativos que existen en el espacio tanto a nivel físico como psicológico. Grandes sumas de dinero se han invertido para preparar a los astronautas en la Tierra (piscinas, cámaras antigravedad, aviones en caída libre...) para disminuir el impacto de introducirlos en un ambiente tan distinto como es el del espacio. Pero ésto no es suficiente para llevar al ser humano al espacio sin que sufriera efectos adversos que no se pueden controlar o ver. 

  Por ello nació la medicina espacial, rama preventiva que se ocupa de intentar anticiparse a las posibles reacciones corporales en un ambiente tan hostil como es aquel. Para ello los médicos espaciales han tenido que estudiar el cuerpo humano en un medio extraño como es el espacio, realizando múltiples experimentos sobre astronautas, el mejor de los cuales es el efecto del entorno espacial sobre el astronauta una vez ha regresado a la Tierra y su evolución desde que comenzó la misión.

   Para ello hay que tener en cuenta las condiciones en que se verá inmerso el astronauta en su viaje, siendo las más importantes la ingravidez espacial y la exposición a multitud de radiaciones de las cuales estamos a salvo en la Tierra. Pero nosotros nos vamos a centrar en la primera, la falta de gravedad, y cómo esta puede afectar a nuestra salud allá arriba.


Efectos de la ingravidez en nuestro organismo.

1. EFECTOS FÍSICOS:

   La gran diferencia de vivir en la Tierra, donde el cuerpo está acostumbrado a sentir la fuerza de la gravedad tirando de él hacia el suelo, en el espacio hay ausencia de fuerzas, por lo que no notamos esa sensación que nos permite mantenernos de pie o tumbados y no flotando como ocurre a los astronautas. Ésto trae consigo efectos psicológicos, pero también físicos.

   A pesar de que el cuerpo sigue trabajando de igual forma, la ingravidez hace que los líquidos de nuestro cuerpo, en lugar de tender a ir hacia las piernas por su peso, se distribuyen por el cuerpo de forma totalmente distinta, repartido de forma parecida entre la parte superior del cuerpo y la inferior. Esto afecta a nuestra fisiología y a nuestros sentidos.


2. EFECTOS EN NUESTROS SENTIDOS.

  • Visión: el aumento de la presión ocular, más el líquido en la cabeza y en el torso producen una mejoría en la visión, ya que algunos astronautas aseguran haber visto objetos moverse en la Tierra, los cuales pueden encontrarse a 250 km o más de distancia. Pero como todo, para mejorar esta visión hace falta un período de adaptación. En un primer momento la visión es borrosa.
  • Olfato: la redistribución de los líquidos ocasiona un estado de congestión nasal, provocando pérdida del olfato y un cambio en el tono de la voz, que pasa a ser nasal. Pero el cambio de voz no es sólo por la congestión nasal, sino porque cambia la frecuencia sonora de nuestras cuerdas vocales. Esta irregularidad desaparece al poco tiempo.
  • Oído: en un principio hay un conflicto en la orientación ya que la ingravidez en el sistema vestibular del oído interno, trae consigo confusión y un estado de mareo, vómitos, etc típicos al estar "desmontado" el sistema del equilibrio de nuestro cuerpo.
  • Tacto: los receptores del tacto no perciben igual que en la Tierra y por esto los astronautas no pueden coger objetos muy pequeños.
  • Gusto:  los problemas de difusión hacen que no se perciban bien los sabores, así que, qué más les da como sepan los alimentos y si se tratan de barritas energéticas insípidas como las que estamos acostumbrados a ver en las películas.

3. EFECTOS FISIOLÓGICOS.
  • El exceso de líquidos en la parte superior de nuestro cuerpo origina que los astronauta orinen muchas veces y no beban agua por la sensación de saciedad, lo que trae consigo deshidratación. Además, los intestinos se paralizan y apenas hay defecación.
  • Ambos efectos conllevan a una disminución de los glóbulos rojos, blancos, plasma sanguíneo, reticulocitos (células precursoras de los glóbulos rojos) y de la eritropoyetina (hormona que estimula la producción de los glóbulos rojos en la médula ósea).
  • Los pulmones también se ven afectados, ya que se inundan de líquido, siendo uno de los efectos más peligrosos del viaje al espacio.
  • Pero el más peligroso, en verdad, es que la redistribución de los líquidos del cuerpo produce un aumento del tamaño del corazón ya que, al principio se necesita más volumen de sangre en cada latido, lo que conlleva a un incremento de la presión y la frecuencia cardíaca, sobreesfuerzo culpable del aumento de tamaño y musculatura del corazón. Por suerte a las 3 o 4 semanas este efecto se estabiliza y el corazón deja de crecer.
  • Los huesos ya no tienen que soportar ningún peso en dirección vertical descendente (en el espacio no hay arriba ni abajo) por eso hay un detrimento en la masa del hueso, así como en la de los músculos ya que no hay que hacer ningún esfuerzo para mantenernos de pie (más que nada porque estamos flotando). Así, el calcio innecesario en los huesos se pierde, siendo evacuado rápidamente por el exceso de líquidos expulsados en la orina. En el caso de los músculos, es a causa de no realizar grandes esfuerzos para mover pesos ya que lo único que debemos tener en cuenta es que al mover un objeto, nosotros también nos vamos a mover (3º Ley de Newton). Estos dos efectos son muy perniciosos a la hora de volver a la Tierra, pues nuestro cuerpo ha quedado tremendamente debilitado tanto en fortaleza muscular como ósea. 

4. EFECTOS PSICOLÓGICOS.
  • Malestar general: obviamente, el introducirse en un ambiente tan diferente, el cuerpo da señales de rechazo, provocando malestar general. Esta etapa es muy importante en la misión y la presión psicológica a la que se está sometido es mucha. Se empiezan a notar los primeros cambios fisiológicos ocasionados por el estado de ingravidez.
  • Euforia: una vez amoldado a esta situación inicial, el astronauta pasa por un estado de euforia, lógico si pensamos que ha visto por fin cumplido su sueño, y que lo que él ve apenas lo ha visto nadie más en el mundo. La sensación de ser "el rey del mundo" está presente en todos aquellos que han viajado al espacio. Es un estado de gran satisfacción y alegría.
  • Soledad: estas primeras etapas duran poco tiempo, pues la misión que hay que cumplir es más importante que el disfrute del astronauta. Conforme pasa el tiempo, el astronauta comienza a sumergirse en estados depresivos y de gran tedio. Se vuelven irritables debido al confinamiento en un espacio tan reducido como es la nave. Día a día ven a los mismos compañeros, mismas caras, mismo entorno.... y encima trabajando horas y horas y horas. 
  • También pueden darse situaciones especiales, donde los astronautas en plena misión pierden a algún familiar en la Tierra, accidentes "laborales" durante la misión o la incapacidad de finalizar la misión con éxito, que pueden afectar a su estado anímico y psicológico.


   Así que viéndolo de esta forma, un trabajo de 9 horas con jornada partida aquí en la Tierra no resulta tan horrible, ¿verdad? Al menos siempre podemos descansar a gusto en casa finalizado el día y salir y socializarnos los fines de semana. Yo, personalmente, me quedo aquí. 

   ¿Y tú, aún quieres cumplir tu sueño de niño de viajar al espacio?





6 comentarios:

  1. ¡Podrías habilitar la posibilidad de recibir Sciencuriosities por e.mail¿

    ResponderEliminar
  2. Ya está habilitada, sólo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en la barra lateral de este blog donde pone "SÍGUEME POR E-MAIL" y recibirás una notificación por correo electrónico cada vez que actualice el blog.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. ...viaje interestelar... a: los pasajeros suben en el ascensor-espacial hasta la nave que les espera en el asteroide Tutatis, al que colocamos hace ya tiempo en órbita geoestacionaria...LA NAVE DESPEGA►... b: 354 días a 1 G (9.8 mts/seg²) de ACELERACIÓN CONSTANTE (RESUELTO EL PROBLEMA INGRAVIDEZ), la nave con sus poderosos motores cohete de Antimateria FUNCIONANDO SIN DESCANSO...c1: la nave alcanza Velocidad-Luz y...desaparece...entrando en la "dimensión Supralumínica" en el "carril general" (compartido con la radiación electromagnética)... c2: la nave pasa al "carril especial Inteligencia" donde hay un vacío absoluto y perfecto, ya no hay colisiones contra nada...y sigue viaje a velocidad superlumínica... d: la nave alcanza la mitad del trayecto..."sras y sres cinturones por favor, durante unos minutos con los motores en Off estaremos en ingravidez durante la maniobra"...la nave gira 180º sobre su eje vertical...motores On de nuevo y empieza a frenar... end: la nave baja de velocidad-luz y...aparece...desciende de nuevo a la "dimensión Infralumínica"...354 días decelerando y la nave está a velocidad cero, el pasaje desembarca en destino, un planeta de la Alpha Centauri B.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda todos quisieran ir al espacio, con las condiciones en la tierra, pero que pensarían al ver todo lo que se tiene que afrontar y los efectos tanto físicos como psicológicos que éste ocasiona.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Compártelo!