18 de octubre de 2013

El lago que convierte a los animales en estatuas


  Desde que a principios de mes se publicaran las fotos del artista y fotógrafo Nick Brant en las que aparecían animales totalmente petrificados, el Lago Natron ha recaudado una fama impresionante y ha sido mencionada en numerosos medios de comunicación y blogs, y Sciencuriosities no quería ser menos por eso vengo a traeros el misterio del lago que convierte en estatuas a los animales que osan acercarse a él. ¿Te interesa concerlo?







El lago Natron

   Este lago de agua extremadamente salada situada en el Gran Valle del Rift, en Tanzania, como frontera con Kenia. La superficie aproximada de este lago es de 600-800 Km2, aunque en los meses más lluviosos puede extenderse a más de 1.000 Km2. Actúa como fuerte de la cual se extraen grandes cantidades de sales de cloro, sodio y magnesio.

  La tinción roja de sus aguas se debe a la alta proliferación de algas halófitas. En él se pueden apreciar formaciones de espirales de carbonato sódico que surgen de las profundidades de la tierra a través de géiseres. Estas espirales decoran la superficie de sus aguas, así como la sosa se acumula en las orillas como una espuma blanca.

  La mayoría de animales que se zambullen en este lago salen muy mal parados, convirtiéndose en estatuas. ¿Por qué ocurre esto?


¿Por qué se convierten en piedras los animales en este lago?

   Las condiciones de vida son realmente complicadas en el lago debido a la alta salinidad de sus aguas (con un pH entre 9 y 10,5, cuando las condiciones de vida a las que estamos acostumbrados no superan los 6) y por la alta temperatura que presenta, cercana a los 60 ºC.  En estas condiciones, sólo los microorganismos extremófilos (adaptados a condiciones extremas), algunas algas y peces, como una variedad de tilapia alcalina adaptada a duras condiciones de salinidad, y algunas colonias de flamencos capaces de filtrar el agua con sus picos y alimentarse así de las algas y que aprovechan las islas ocasionales que se forman en el lago para anidar, están preparados para vivir en un ambiente como este.


   Para los demás animales, incluso para los propios flamencos, vivir en el lago Natron presenta un riesgo importante, un gran atrevimiento. Cualquiera que se sumerge en sus aguas, sobre todo las aves, acaban muriendo, ya que rápidamente se secan por las altas temperaturas y la sal acumulada sobre ellos se solidifica petrificándolos. Parece que el reflejo de las aguas lacustres son un atractivo para los incautos animales que se acercan a explorar y se condenan para la eternidad.

   Abajo os dejo el reportaje de fotos del fotógrafo Nick Brant, para que podáis ver la macabra belleza originada en este, ahora, famoso lago africano.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!