13 de octubre de 2013

Vehículo nuclear que no necesita repostar


  Aunque todo lo que incluye la palabra "nuclear" nos hace estremecer y preferimos tenerlo cuanto más lejos mejor y no en el motor de nuestro coche, hay que reconocer que la idea de no tener que pasar nunca más por una gasolinera o un enchufe sería una gran ventaja y un importante ahorro de tiempo y de dinero. Pues ésto está cada vez más cerca gracias al torio. ¿Quieres saber qué es el torio y cómo puede hacer que nuestro coche tenga una autonomía ilimitada?




¿Qué es el torio?

   Se trata del elemento 90 de la tabla periódica, uno de los actínidos que se caracteriza por tener un núcleo inestable con propiedades radiactivas, lo cual lo habilita para ser potencialmente un "combustible" nuclear. Ya se ha investigado su uso con tal fin e incluso se ha probado con éxito, sin embargo su avance está estancado porque las potencias económicas que permitieron el desarrollo de la energía nuclear prefirieron desarrollar uranio como combustible ya que, además de como fuente de energía, también se puede usar en el desarrollo de armamento nuclear.

  Un punto a favor del torio como combustible nuclear es que la radiación liberada es tan pequeña que una fina cobertura de aluminio sería más que suficiente para evitar riesgos en la salud de todo ser vivo que esté en las inmediaciones (o en el interior) del vehículo.



¿Cómo funcionaría el motor del coche?

   Básicamente consiste en que un láser incidiese sobre una lámina de torio haciendo que éste liberase energía de forma calorífica que llevaría a ebullición un fluído que generaría vapor suficiente para mover una turbina y generase así electricidad y movimiento. Algunos investigadores afirman que un generador energético de este tipo y con capacidad para producir una potencia de 335 CV funcionando con torio se podría compactar en tan solo una estructura de 200 Kg que podría ir perfectamente alojada bajo el capó del coche.

   El otro gran beneficio de este tipo de combustible es su autonomía. Una sola lámina de 8 gramos de torio sería capaz de proporcionar la energía suficiente para recorrer 500.000 Km con el coche (más de lo que vamos a usar la mayoría de nuestros coches), convirtiéndose por tanto en una fuente prácticamente inagotable y que no hay que recargar, a diferencia de los actuales coches con combustibles fósiles o eléctricos.

 Además, se trataría de un combustible poco o nada contaminante, otro punto a su favor más al emitir cero gases contaminantes a la atmósfera.


  Un invento digno de películas de ciencia ficción pero que ya está siendo ampliamente investigado aunque aún es pronto para que se empiece a poner en práctica. Además, ya se encargan las grandes corporaciones petrolíferas de retrasar el surgimiento de esta nueva forma de combustible para nuestros vehículos. Pero bueno, a todo le llega su final, y es bueno tener alternativas, ¿no crees?

   ¿Tú comprarías un coche nuclear o sigues prefiriendo los actuales coches diésel o eléctricos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!