13 de diciembre de 2013

¿Por qué vomitamos?


 Intoxicación, disfunción gástrica, migrañas, ejercicio físico extremo, un camino lleno de curvas en coche, una montaña rusa... Todas tiene algo en común, ¿la sabes? Nos hacen vomitar. Sí, aunque parezca que no tienen nada que ver una causa con la otra, todas tienen el mismo efecto. Aunque es un poco desagradable, resulta muy interesante saber cómo comportamientos tan distintos provocan el vaciado del estómago. Así que respira profundo y sumérgete en el conocimiento.




¿Qué nos hace vomitar?

   Estas actividades activan al hipotálamo (una sección del sistema nervioso) que cuida nuestro estado fisiológico provocando náuseas, que no son sino una señal para activar al bulbo raquídeo que provocará unas contracciones musculares que acaban con un poco elegante resultado del vómito. Aunque parezca desagradable, el vómito no es más que un sistema de defensa de nuestro cuerpo. Existe en el bulbo un raquideo la denominada área postrema que analiza la sangre y, si detecta alguna sustancia tóxica, dispara el reflejo del vómito.

  En términos evolutivos, la fuente donde más probabilidad hay de ingerir sustancias tóxicas, es en la comida (o bebida, como el alcohol). Por eso, a veces, al poco de comer ya nos da angustia y vomitamos, y es que el cuerpo piensa que la probabilidad de que haya alguna sustancia tóxica en lo ingerido es muy alta y toma precauciones provocando su expulsión.


¿Y por qué si no hay sustancias también vomitamos?

   Hace pocos días explicaba por qué nos mareamos en el coche, pero ahora toca explicar el por qué del vómito después de este mareo.

   Si hay muchas curvas, el cerebro no logra anticipar los movimientos que van a venir. Ésto activa el sistema vestibular, encargado del equilibrio, dando una señal de alarma, haciendo que el hipotálamo libere grandes cantidades de una hormona llamada vasopresina, que a su vez actúa sobre el estómago desrregulando las contracciones musculares rítmicas. Esta desrregulación es interpretado por el cerebro como que algo va mal en el estómago, y si algo anda mal ahí, seguramente se deba al contenido estomacal, y lo soluciona provocando el vómito.

   Esta desincronía muscular en el estómago ocurre también al hacer ejercicio muy intenso, o ante un miedo extremo.



   Distinto origen, distintos síntomas, mismo resultado. Pero no podemos negar que después de vomitar nos sentimos mejor, y es que no podemos olvidar que ésta reacción de nuestro cuerpo es un gran remedio en busca de nuestra protección y alivio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!