25 de marzo de 2014

¿Cómo ven el mundo los animales?

 Si hace varios meses te mostrábamos que los perros veían en color y mucho mejor de lo que se piensa, en esta ocasión te voy a mostrar cómo ven el mundo otros animales bastante conocidos, que seguro que más de uno te sorprende. Algunos de ellos tienen mejor vista, incluso, que nosotros y que a más de uno nos gustaría tener.









Serpiente

   La visión detallada es limitada, pero no impide la detección de movimiento. Algunas serpientes poseen fosetas loreales, capaces de detectar el calor. No obstante eso no indica que tengan visión infrarroja, ya que la información va a áreas del cerebro distintas a las de la visión. Simplemente saben cada cosa si está más caliente o menos y pueden hacerse un esquema con lo que tienen delante, similar al de la imagen.

Izquierda, visión de las serpientes. Derecha, visión humana


Abeja

   Las abejas al igual que los humanos tienen un sistema visual basado entres colores primarios pero se diferencian en que las abejas son ciegas al color rojo pero si ven parte del espectro que para nosotros resulta invisible. La visión humana es sensible al verde, azul y rojo y la abeja distingue verde, azul y ultravioleta. Con solo tres colores, ambos creamos una imagen de color completo.

Izquierda, visión de las abejas. Derecha, visión humana



Aves

   La visión es el más importante de los sentidos de las aves, dado que es esencial para un vuelo seguro, y este grupo tiene un número de adaptaciones que permiten una agudeza visual superior a muchos otros vertebrados. En este caso tienen cuatro tipos de receptores de color en el ojo (no tres como nosotros).  Esto les da a las aves la habilidad de percibir no solo la luz en el espectro visible, sino también en el ultravioleta, y otras adaptaciones permiten la detección de luz polarizada. Las aves tienen proporcionalmente más receptores de luz en la retina que los mamíferos, y más conexiones nerviosas entre los fotorreceptores y el cerebro. A muchas de ellas se las considera "alas con ojos".





Gato

   Los gatos tienen más bastones que conos, y los bastones captan mucha más luminosidad, pero se saturan cuando hay demasiada luz, y no son sensibles al color. Esa es la razón por la que los gatos ven mucho mejor en la oscuridad, pero también ven todo exageradamente claro (como si el mundo tuviera una película blanca) a plena luz del día. Se considera que los bastones y el resto de características del ojo del gato hace que capte seis veces más luz en la oscuridad que nosotros.

Arriba, visión humana. Abajo, visión felina




Ardilla

   Tienen sólo dos tipos de células fotosensibles, por eso ven menos colores que nosotros, posee también sólo dos tipos diferentes de conos. Su visión  únicamente sirve para integrarse en su entorno, pero no para comunicación compleja. Para ello, se bastan con su muy desarrollado sentido del olfato.

Arriba, visión de la ardilla. Abajo, visión humana




Insectos

   En las películas que recrean la vista desde los ojos de una mosca suelen aparecer cientos de pequeñas pantallas, cada una mostrando la misma imagen. Se trata de un error de concepto debido a la forma de los ojos, según explica este blog: en realidad, los insectos perciben una imagen bastante precisa de la realidad, aunque muy pixelada, de modo que pierden los matices para detectar las figuras en movimiento.




Caballo

   Los caballos tienen una increíble amplitud de miras, si exceptuamos lo que tienen delante de sus narices. Literalmente no pueden ver lo que está situado entre sus ojos, debido a su visión binocular. Eso explica que suelan mirar al suelo cuando caminan.





Mono

   Aquí hay diferencia entre los monos africanos y los del nuevo continente. Para los primeros, hay mucha similitud con el ojo humano, siendo tricrómicos para el azul, verde y rojo; pero en el caso de los americanos, presentan hasta 6 daltonismos distintos, pudiendo encontrar diferencias no sólo dentro de la misma especie, sino entre individuos, interpretando el mismo fruto de hasta cuatro formas diferentes.





Gamba

   Los crustáceos que habitan en el arrecife de coral, como las langostas y gambas, y también algunos pulpos, son sensibles a la luz polarizada. Su visión es algo parecido a lo que puede verse en la imagen, para cuya elaboración se ha asociado un color a cada nivel de polarización de la luz, de modo que nuestro ojo pueda apreciarlo.




¿Qué te parece la visión de estos animales? ¿Con cuál te quedarías?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!