18 de enero de 2015

Las vírgenes del planeta

   La vida sin machos, o al menos la reproducción. Es algo que nos viene a la cabeza en forma de Virgen María y una paloma. Sin embargo, ese "milagro" en el que se cimenta tal religión, es bastante común en la naturaleza. Tanto como un 1% de las especies no necesitan del macho para poder quedar embarazada y reproducirse. ¿Cómo ocurre esto y en qué animales se da? Pues en ello vamos a entrar a continuación.






Ser mamá sin necesidad de papá

   El término científico para explicar este fenómeno es el de la partenogénesis, en el que una hembra, o más bien sus óvulos, se desarrollan formando un huevo viable sin necesidad de que un macho lo fecunde previamente, como estamos acostumbrados. Por ello, la descendencia será una copia o clon de la madre, ya que no ha y intercambio genético como en la reproducción sexual. 

  Muchos grupos de animales, desde platelmintos, pasando por moluscos y atrópodos hasta peces, reptiles y aves tienen especies con hembras vírgenes que han sido madre. Un ejemplo muy conocido es el de las abejas (y hormigas), cuya reina pone huevos que, si no son fecundados se desarrollarán como machos o zánganos, mientras que si son fecundados, el resultado será una hembra que podrá llegar a reina si la alimentación es la adecuada.



  Esta partenogénesis, sobre todo cuando hay machos disponibles, puede deberse a la imposibilidad de éstas a reproducirse de otras formas, por ejemplo, porque tiene alguna desventaja reproductiva frente a las otras hembras y que le costará la cópula con los machos, por ser débil, pequeña, diferente, etc.


Los ejemplos más sonados

   A comienzos del siglo XIX se informó de nacimientos de vírgenes entre pollos y luego investigadores estudiaron incidentes similares entre pavos que podían poner huevos no fecundados que producían pichones.

   Los polluelos eras siempre machos y pronto una cepa partenogénetica del pavo doméstico fue desarrollada en la que la mayoría de los machos parecían normales y se reproducían exitosamente.
   Pero ha sido en los últimos 15 años que se han dado a conocer una variedad de casos de nacimientos de vírgenes entre peces, culebras y lagartos.

 
 El 14 de diciembre de 2001, por ejemplo, en EE.UU. una de tres tiburones cabeza de martillo hembras dio a luz siendo virgen.

   Luego, en 2006, científicos reportaron que dos dragones de Komodo hembras, el mayor de los lagartos, también dieron a luz en dos zoológicos ingleses, sin intervención de machos.

  Y en los últimos años se han reportado historias similares, siempre en cautiverio, de especies de culebras, incluyendo boas y pitones como Thelma.


Y los mamíferos, ¿podemos?


    En la primera mitad del siglo pasado, Grigory Pincus, un investigador de la Universidad de Harvard,  provocó controversia al afirmar que había generado partenogénesis en conejos, un logro que otros científicos no pudieron repetir.

   Décadas más tarde en 2004, un grupo de científicos reportó que habían diseñado genéticamente un ratón capaz de dar a luz sin intervención del macho. Consiguieron que se reprodujera y, además, sus crías eran capaces de reproducirse también. Sin embargo, los científicos no albergan esperanzas en que un mamífero dé a luz de forma natural sin intervención de un macho. 


    De todas formas la ciencia siempre sorprende, así que mientras, los hombres, deberemos buscar nuevas formas para hacer que nuestras mujeres quieran estar con nosotros, o posiblemente en un futuro el hombre esté condenado a la extinción y ellas a reinar la Tierra. ¿Qué te parecería este nuevo mundo?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!