16 de diciembre de 2015

La verdad del pez que dispara luz

  El ser humano tiene más conocimiento sobre la superficie lunar que sobre los fondos de nuestros océanos. Por eso es habitual que cada poco tiempo, en esa incursión a lo más oscuro del mar,  se averigüen o nos topemos con fenómenos tan interesantes y curiosos como el de este pez (aunque no es el verdadero protagonista, ya veréis) que escupe luz.










¿Por qué ocurre esto?

    Al tratarse del fondo oscuro del océano, donde no hay luz, la protección de los animales que ahí habitan suele ir enfocada a ser invisible. Es decir, intentar mantenerte en la oscuridad lo máximo posible. Muchos consiguen esto siendo casi transparentes, o carentes de pigmentación, para camuflarse mejor. Es el caso del pez que nos ocupa.

El extraño mecanismo de defensa que hace a este pez escupir luz
    Sin embargo, el increíble latigazo luminoso que se produce cerca de la boca del pez cardenal que se observa en la imagen no parte del propio pez sino que es un mecanismo de defensa del pequeño crustáceo llamado "ostrácodo", zooplancton del que se alimentan los peces cardenales.


   Cuando el pez intenta devorarlos, estos liberan un compuesto químico que resulta en una reacción química luminiscente. Aunque este compuesto no es tóxico para el pez, si éste se traga a sus víctimas, su cuerpo brillará como un farolillo durante un tiempo, lo que revelará su posición exacta y lo hará visible a sus propios depredadores naturales. Así que el pez, a sabiendas de esto, será precavido y escupirá al ostracodo que estaba intentando comerse y se retirará a la oscuridad donde se siente más seguro.

    Sin duda, un espectáculo marino digno de apreciarse, ¿no creéis? Pero no es el único ejemplo de animal marino increíble sobre el que hemos hablado. Sino, curiosea estos cinco animales marinos tan bonitos como peligrosos. Así como otros ejemplos de seres bioluminiscentes,  igual que este ostracodo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!