7 de abril de 2013

¿Súper-animal o Monstruo?


DESCUBRE LOS "REMIXES" DE LA NATURALEZA

Un animal híbrido resulta del cruce de animales de especies emparentadas con una genética muy similar. Estos cruces se pueden dar en ocasiones en la naturaleza, pero en otros casos (la mayoría) es mediante la participación humana con el objetivo de conseguir animales con ventajas o características de dos especies distintas.
A continuación veremos algunos ejemplos de animales híbridos y algunas de sus características. 


Balfin: El primer híbrido del que vamos a tratar, que es resultado del cruce entre un delfín nariz de botella hembra y una falsa orca macho, dando lugar a un balfín con características intermedias entre ambos, como por ejemplo el tamaño, o el número de dientes (88 en la orca, 44 en el delfín, 66 en el híbrido). 
balfin.png

Beefalo: Este segundo híbrido es descendiente de un bisonte macho y una vaca doméstica. Su aspecto depende de la especie de vaca con que se cruce, y su aspecto se asemeja más al de un toro con pelaje. Una característica a destacar de este animal, es que sí puede dar descendencia fértil.
Beefalo.png

Bengala: Hijo de un gato doméstico y una gata leopardo. A simple vista, es un gato más, pero su característica principal es su pelaje rallado a modo de tigre de bengala, heredado de su madre, así como el gusto por la natación (más odiado por las especies domésticas).
Bengala.png

Burdégano: Proviene del cruce entre un caballo y una asna. De aquel, hereda los rasgos faciales, tamaño de las orejas y cola peluda, mientras que su tamaño (pequeño) se cree que se debe al ser gestado en un útero pequeño (el de la burra). Este animal sí es estéril, ya que al tener sus padres 64 y 62 cromosomas respectivamente, y que la mezcla resulte en 63, no se puede hacer división para la siguiente generación.
Burd_gano.png

Cama: Mestizo entre camello (padre) y llama (madre) por inseminación artificial por la diferencia de tamaños. Al tener ambos progenitores 74 cromosomas, los camas son fértiles. Tamaño próximo a la madre (por la misma razón que los burdéganos) y cola y orejas de camello.
cama.png

Caraval: Desciende de un caracal macho y un serval hembra. El patrón de manchas es parecido al serval, pero en un fondo más oscuro y con orejas más puntiagudas, como el caracal.
Caraval.png

Cebrallo o Zebrallo: Híbrido entre una cebra macho y una yegua. Suelen presentar pelaje de color, con rayas superpuestas y es de un tamaño parecido al de la cebra. Los 64 cromosomas del caballo, frente a los 32-44 de la cebra, impiden que haya descendencia fértil.
Cebrallo.png
Cebrasno: Como adivinaréis, cebra macho y asna, por supuesto. Su cara es totalmente de asno, pero las rayas características de cebra cubren parte de su cuerpo. Según el asno, pueden darse casos de descendencia fértil o estéril. 
Cebrasno.png

Dzo: Nace cruzando un yak macho con una vaca doméstica. El Dzo es más fuerte que la vaca, por lo que es ideal para tareas agrícolas. Esta especie solo da hembras fértiles. Los machos no lo son.
Dzo.png

Grolar: Resulta de cruzar un oso pardo con una osa polar. Su tamaño es intermedio entre sus dos progenitores, al igual que su pelaje grisáceo, mientras el pelo en las plantas del pie y el cuello relativamente largo proviene de su madre.
Grolar.png

Por hoy, ya hemos conocido suficientes híbridos animales. En un artículo posterior conoceremos otros tantos y aprenderemos más sobre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!