31 de mayo de 2013

¿Por qué sentimos vergüenza?



     ¿Quién no ha tenido que exponer un trabajo delante de la clase y ha sentido cómo se le aceleraba el corazón o cuando le han presentado a la chica que le gusta ha notado como las mejillas se le ponían rojas como un tomate y le costaba mirarla a la cara? Esa sensación se conoce como "vergüenza", y en este artículo explicaré cuál es el origen de esas vergüenzas.

¿Qué es la vergüenza?

     La vergüenza es un sentimiento humano doloroso y consciente causado por una situación en la que nos sentimos deshonrados, humillados o rechazados socialmente. Es decir, hemos hecho o estamos haciendo algo que nos humilla públicamente o que sabemos que es reprochable por los demás, como la típica frase de "vergüenza, robar y que te pillen", sería una situación deshonrosa que sabemos que causará que la sociedad nos rechace. O hablar en público; en este caso sentimos vergüenza por el miedo ha decir o hacer algo que nos deje en ridículo y que seamos censurados o recriminados por el público. 
Hay casos en los que la vergüenza está causada por el miedo a una valoración negativa a uno mismo, e intentamos dominar esa vergüenza aunque la gente que nos rodea no crea que estamos cometiendo un acto censurable. 


¿Por qué sentimos vergüenza?

Imagen de la corteza cingulada
 pregenual anterior
     Se ha descubierto que el origen de la vergüenza recae sobre una zona del cerebro conocida como corteza cingulada pregenual anterior, ya que en un experimento se vio que personas con una neurodegeneración en esa zona cerebral, respondían con menos o sin síntomas de vergüenza a una situación en la que debían cantar "a capela" la canción de "My girl" del grupo Tentation

    Ante una situación ideal para sentir vergüenza, una resonancia magnética mostraba una alta actividad en esta zona, que se traducía en un aumento de la respiración y del pulso cardiaco, provocando un aumento de la presión sanguínea que el cuerpo alivia mediante la vasodilatación periférica, que hace que nuestra cara, pecho, brazos, etc tomen ese color rojizo que conocemos como "rubor" o "ponerse colorado".


Los vergonzosos, ¿nacen o se hacen?

     Aún no está claro, de hecho, hay postuladas hipótesis que afirman ambos orígenes:

     Los defensores de que existe una predisposición genética a la vergüenza se apoyan en el hecho de que es un sentimiento universal que tiene sus raíces en la condición humana, sin entender de razas o lugares, y no en acontecimiento específicos relacionados con la infancia o la familia.

    Pero también están los que afirman que el desarrollo de la vergüenza empieza dentro de los dos primeros años de vida en la comunicación verbal y no verbal. El énfasis de esta teoría se ubica en las frustraciones del niño al luchar por su independencia y por la atención positiva de sus padres.

     Sin embargo, aún no hay pruebas que demuestren cómo se desarrolla la vergüenza en los niños, aunque ambas hipótesis tengan su valor y su razón. Lo más posible es que los niños nazcan con diferente predisposición para la vergüenza y que algunos de ellos sean más sensibles que otros a este sentimiento, que puede estar influenciado por los padres o personas cercanas que ejercen su influencia sobre ellos, ya sea avergonzándolos o valorándolos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!