15 de junio de 2013

10 Impresionantes formaciones de nubes que jamás has visto.


    Las nubes forman parte de nuestra vida cotidiana, siempre en el cielo, pero quizá demasiado y pasan desapercibidas. En ocasiones, estas nubes adoptan formas increíbles pero tan raras que podríamos considerarnos afortunados si podemos ver algunas de ellas en directo. Hoy haré una lista con las 10 formaciones más curiosas y extrañas que pueden adoptar las nubes. ¿Quieres maravillarte la vista? 





10. Altocúmulos castelanus:

    Conocidas también como nubes medusa por su similar apariencia. Se originan a más de 5.000 metros de altitud debido a que la corriente de aire húmedo que viene de la Corriente del Golfo se queda atrapada entre las capas de aire seco. La parte superior de la nube se eleva en forma de medusa con largos tentáculos debajo de ella formados por la evaporación de las gotas de lluvia antes de llegar al suelo.



9. Nubes noctilucentes:

    O también nube mesoférica polar, es un tipo extraordinariamente raro de nube que aparece cerca del círculo polar, a unos 50-75º de latitud al norte y sur del ecuador y a muy grandísimas altitudes, entre 75 y 85 km. Están compuestas de pequeños cristales helados de agua y su particularidad y belleza viene porque brillan en la oscuridad. Su peculiaridad radica en que son iluminadas por el sol cuando este ya está por debajo del horizontes, reflejando su luz desde abajo, haciéndolas brillar e iluminarse cuando llega el crepúsculo ofreciendo un espectáculo impresionante. Algunas de ellas se forman por la congelación del vapor de agua que expulsan los transbordadores espaciales.




8. Nubes nacaradas.

    Las nubes estratosféricas polares o madreperla se caracterizan por adoptar tonos color pastel al amanecer en zonas frías del planeta, tales como Escandinavia o el norte de Canadá  a 15-25 km de altitud. Los cristales de hielo que la forman, descomponen la luz blanca que reciben del sol, reflejando ésta en todo el espectro del visible (como ya explicaba en el artículo del por qué las nubes son blancas) dando esa apariencia iridiscente y brillantes que las caracteriza y que, junto al movimiento lento en relación con las nubes inferiores hacen un espectáculo inconfundible e inolvidable.



7. Nubes hongo.

    U hongo nuclear, es una nube con forma de hongo de humo que se forma a causa de una gran explosión. Se asocia generalmente con las explosiones nucleares (cuya causa y formación explican unos amigos en este artículo de La vida cotidiana), pero cualquier estallido de dimensiones semejantes produciría el mismo efecto, como pueden ser las erupciones volcánicas o la colisión de pequeños cuerpos celestes como meteoros o cometas contra la Tierra pueden producir también estas nubes hongo naturales. Básicamente se forma por un ascenso rápido de gas que formará la columna de humo hasta llegar a una capa de la atmósfera donde se iguala la densidad, donde se dispersa la columna de humo dando la "umbrella" de la nube.



6. Cirrus Kelvin-Helmholtz.

    Imposible de confundir con otro tipo de nubes por la formación similar a la del oleaje del mar. Se forma a más de 5 km de altitud y suelen ser tan bonitas como breves, ya que se disipan a los pocos minutos de haberse formado. Su formación es debida a una diferencia de densidades y de velocidad en el movimiento de estas nubes.



5. Nubes mastodónticas.

    O también llamadas nubes mammatus o mammatocúmulos, es un término meteorológico para referirse a todas las nubes que amontonan masas de nubes en su base desarrollando un cúmulo. Su color, gris azulino es el mismo que el de la nube huésped, pero iluminada directamente por el sol. Pueden durar desde minutos hasta horas, difuminándose y desapareciendo en ese tiempo. Su apariencia, en forma de bolsas, pueden resultar inquietantes, pero son inofensivas y suelen aparecer después de una gran tormenta.



4. Undulatus asperatus.

Un nombre raro para una nube rara de reciente reconocimiento (2009). Traducido como ondas ásperas o agitadas, poco se sabe aún de su formación, aunque en junio de 2009, la Royal Meteorological Society reunió evidencias del tipo de patrones de clima en los que las nubes undulatus asperatus aparecen, así como para estudiar  cómo se forman y decidir si son diferentes a sus primas hermanas, las nubes undulatus, que tienen apariencia de nubes tormentosas.




3. Nubes lenticulares.

    Una nube con forma lenticular, de platillo o lente convergente que se forman a gran altura y por lo general cuando el aire húmedo pasa por encima de una montaña y se calienta adiabáticamente (es decir, sin ningún tipo de transferencia de energía de calor) a medida que desciende. La forma de la nube dependerá de la velocidad del viento y la forma de la montaña. Con un viento constante se pueden formar nubes lenticulares que son estables y se mantienen prácticamente inmóviles en el cielo durante largos períodos. 
Estas nubes son muy populares entre los amantes de los ovnis, ya que su aspecto de platillo puede llevar a confusión con este tipo de objetos tan reclamados.



2. Nube estante.

    Su nombre se refiere a su forma de balda o repisa a modo de cuña arqueada unida a la base de su nube madre (por lo general de una ráfaga o tormenta), siendo la parte baja de estas nubes estantes donde mayor turbulencias y vientos hay.



1. Nubes rodillo o nube de gloria por la mañana.

    Mis favoritas. Poco frecuentes, aparecen en septiembre y octubre al sur del Golfo de Carpentaria, en a parte norte de Australia. Formadas a baja altura (1-2 km) y pudiendo llegar a alcanzar hasta los 1.000 km de largo y desplazarse a 60 km/h, puede aparecer aislada o acompañada de otras nubes similares. Aunque su formación no está totalmente clara, sí que se sabe que están influenciadas por las brisas marinas de esa zona del país y son asociadas generalmente con los sistemas frontales que cruzan el centro de Australia y con las altas presiones del norte de ese país. El aire frío de la parte alta de la nube desciende por la cara de avance, a la vez que empuja al aire caliente de la parte baja a elevarse por la cara trasera de la nube, provocando un efecto cizalla que forma la nube de la misma forma que nosotros enrollamos la plastilina





Y hasta aquí llegan las asombrosas y caprichosas formas que adoptan las nubes en ciertas ocasiones y bajo condiciones atmosféricas determinadas. ¿Cuál te ha gustado más?

7 comentarios:

  1. Sí había visto las nubes hongo, de camino a Córdoba. Pero mis preferidas son las mastodónticas sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso espectáculo el que la naturaleza nos brinda día con día.

    ResponderEliminar
  3. Es difícil decir cual me gusta más. La que seguramente me impresionaría más es la nube estante.
    En directo he visto las nubes lenticulares, el pasado verano en el norte de Islandia. Eso si, no eran tan espectaculares como la que se ve en la foto del Fuji. También he visto las undulatus asperatus no hace mucho, cuando estaba tranquilamente sentado en casa. Hice unas fotos que publiqué en Flickr: https://flic.kr/s/aHsjY9oa11

    ResponderEliminar
  4. Ayer vi la nube hongo, se coloco sobre la Sierra Nevada de Santa Marta, realmente es una belleza ya que la distinguimos a las 04:30 pm luego desato una fuerte tormenta con unos rayos o truenos espectaculares....

    ResponderEliminar
  5. CLICKBAIT... NO EXPLICO LA PRIMER IMAGEN DEL POST.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una nube lenticular y esta en el numero tres

      Eliminar

¡Compártelo!