22 de agosto de 2013

Nuevas (y peligrosas) modas: el "tampodka".


    El verano llega a su fin, pero aún quedan algunos fines de semana en los que salir y hacer el loco. Y luego vienen las fiestas de los pueblos, más oportunidades para salir de fiesta y dedicarnos a lo tradicional en este país: beber y disfrutar. Pero hay gente que sólo piensa en lo primero e ingenia maneras de emborracharse lo antes posible, sin tener en cuenta su saludo, como la última conocida: tampodka. ¿Que no sabes lo que es? Quédate y averígualo. 






¿En qué consiste el tampodka?

   Los ingeniosos e ingenuos jóvenes de hoy en día se pasan el día pensando diferentes formas de joderse el cuerpo. La última, conocida como tampodka, consiste en meterse tampones empapados en alcohol en los orificios de la zona central de su cuerpo (vagina para ellas, ano para ellos), porque según dicen, emborracha más rápido. ¡Fíjate qué cosas!. ¿Pero esto realmente es así?

   La idea surge de que, sabiendo que el alcohol es una molécula pequeña que se absorbe muy rápida y fácilmente por cualquier tipo de mucosa (de ahí que empiece a absorberse ya en el estómago y más aún si está vacío), estos "genios" han deducido que la absorción por la mucosa vaginal y anal será aun más rápido y eficaz. Sin embargo, hay pegas, claro que las hay.


¿Realmente funciona como se quiere?

   Para empezar, como todas las mujeres saben, y algunos hombres también, la función del tampón es absorber, no expulsar (sino menudo fregado, ¿no, chicas?). Además, el tampón ha de meterse, en condiciones normales, seco, porque empapado e inflado tiene que ser la mar de difícil, y acabaría derramándose 2/3 del vodka que se pretendía introducir. 


   Y no sólo eso, sino que lo que consigues introducir, quizá no tiene el deseo que esperas. El alcohol es una molécula muy reactiva y, en consecuencia, irritante. Cualquier persona poco acostumbrada a los licores de alta graduación alcohólica notará que le "queman" la garganta y el habituado notará lo mismo si el alcohol es elevado. Y estamos hablando de la mucosa laríngea, fuerte para resistir la erosión provocada por el paso de los alimentos y, digámoslo así, "acostumbrada" a que pasen por ella irritantes diversos (picantes, vinagre, mostazas...). Esto ocasiona un escozor insoportable en la mucosa vaginal y anal. En el primer caso, la vagina buscaría deshacerse de esa agresión, produciendo gran cantidad de flujo vaginal, por lo que parecería que la chica se ha orinado encima.

   Esta práctica, busca dos objetivos: una borrachera rápida y evitar los controles de alcoholemia, sin embargo, no hay manera de evitarlos así, ya que el alcohol en aire expirado se detecta a partir de los niveles de alcohol en sangre, no en el estómago, así que introduzcas por donde introduzcas el alcohol, aparecerá igual.



   Esta práctica es sólo un ejemplo de las muchas maneras "imaginativas" que tiene la gente de intentar emborracharse lo antes posible, evitando el mal aliento y buscando evadir las muestras de su borrachera, que se une a otras tan descabelladas como el eyeballing (introducir el alcohol directamente en la córnea del ojo a modo de colirio) o los oxy-shots (en los que se "respira" directamente el alcohol a modo de inhalador, como los de la alergia). Y yo pensaba que las locuras y tonterías se hacían una vez borracho, no antes. ¡Hay que ver!

   ¿Y tú?, ¿tienes truco para emborracharte con más facilidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!