29 de enero de 2014

¿A qué huelen las... personas?

  Siempre que entramos en la habitación de un amig@ nos topamos con un olor característico, que es distinto para cada uno, totalmente suyo propio, aunque use el mismo perfume que tú. Todos son diferentes y no por ellos son desagradables. Simplemente extraños. ¿Pero por qué cada persona tiene su propio olor, distinto de cualquier otra? Y al acabar te contaré 10 curiosidades que quizá no conocías sobre el olor de las personas. Adelante.






Cocktail químico en nuestra piel

   Nuestra piel, aunque impermeable, es la zona de intercambio entre nuestro cuerpo y el exterior. Continuamente está liberando diversos tipos de compuestos al exterior (sales, agua, hormonas, etc.) A esto se le conoce como transpiración, y no es uniforme en todo el cuerpo, sino que es mayor en determinadas zonas de nuestro cuerpo como las axilas, pubis, pecho... como veíamos en el artículo sobre las feromonas. En estas zonas, por ser mayor esa transpiración, también es mayor el cúmulo de flora microbiana omnipresente en nuestra piel, que se "alimentan" de esos compuestos transpirados, transformándolos en otros compuestos volátiles, que pueden tener un olor desagradable (como en el caso de la bromhidrosis) o no.

  La flora bacteriana de nuestra piel es muy variada, apareciendo estafilococos, estreptococos, bacterias corineformes y muchas más, que aparecen en cantidades distintas entre una persona y otra, por lo que los productos volátiles que liberarán tendrán distinta proporción en cada persona. 

   Además, también hay que tener en cuenta que la secreción de la piel es también variada para cada persona en cuanto a cantidades de sales, ácidos grasos u hormonas que se liberan. Ambas variables crearán un patrón de olores final totalmente diferente de una persona a otra, como si de una huella dactilar se tratara, solo que en este caso, seria una huella olfativa.




¿Pueden los perfumes camuflarla?

Imagen al microscopio de la flora de la piel
   En un primer momento, sí. Al aplicar el perfume, éste seguirá bastante íntegro durante un momento y el olor que recibiremos será el del perfume. Pero las fragancias y perfumes, reaccionan también con ese cocktail de moléculas cutáneas, interaccionando las propias moléculas del perfume, en primer lugar, con las grasas de la epidermis (ceramidas y colesterol), que aparecen en proporción y cantidad distinta en cada persona y que impiden la absorción de la fragancia, que estará expuesta a la salida de los compuestos transpirables de los que hablaba antes con los que también interacciona. Pero además, la microflora de nuestra piel también reacciona con las moléculas del perfume, dando nuevos compuestos volátiles que también variarán en proporción de una persona a otra, liberando, al final, un olor mezcla del perfume original y de la interacción de éste con todas las variables olorosas de la persona dando un olor único, nuevamente.

   En la actualidad, la ciencia ya ha identificado casi 100 compuestos orgánicos volátiles producidos por la piel humana. El resultado de todo ello es que las distintas combinaciones entre las características de nuestra piel, las del ambiente y las de las moléculas de la fragancia pueden llegar a crear un sinfín de olores, cada uno prácticamente irrepetible.


10 curiosidades sobre el olor corporal humano

1. Los olores corporales indican problemas de salud. Cada persona tiene un humor muy particular, sin embargo, gracias a estos se puede saber si se tiene alguna enfermedad. Se sabe que si el olor es similar al cloro, indica malestares renales o hepáticos. Cuando es afrutado tiene relación a la diabetes.

2. El sudor no huele. Este líquido es inodoro. El cuerpo lo saca para refrescarse y existen dos tipos. La secreción ecrina es prácticamente agua; mientras que el apocrino es el que se expele en las ingles y axilas, el cual, a la hora de mezclarse con las bacterias de la piel, genera un aroma desagradable.

3. Olores masculinos alteran a la mujer. Investigadores de la Universidad de Berkeley, descubrieron que algunos de los compuestos químicos que se encuentran en los hombres, provocan diferentes tipos de reacciones emocionales y fisiológicas en el sexo femenino. Por ejemplo, el aroma de las axilas mejora inconcientemente el estado de ánimo de las chicas y las predispone a una excitación sexual.

4. Aromas influyen en las relaciones sexuales. Si no te agrada el olor de pareja, puede que sea complicado logran afianzar un encuentro. Científicos aseguran que el humor corporal es esencial para convencer al hombre y mujer para tener sexo.

5. El olor revela el tipo de dieta de cada persona. Comidas picantes como el ajo, la cebolla, el curry y el comino contienen compuestos que pueden permanecer en el sudor. Si te alimentaste con gran cantidad de estos alimentos y condimentos, su aroma puede persistir hasta 24 horas después de ingerirlos.

6. Las mujeres huelen a cebollas y los hombres a queso. Estudio realizado por investigadores de Firmenich, una empresa ubicada en Ginebra, reveló que en el olor corporal de las féminas, figuran altos niveles de azufre. Éstos, al mezclarse con las bacterias, producen un compuesto químico llamado tiol, cuya esencia es similar a la cebolla. En los hombres predominan los ácidos grasos, cuya unión con microorganismos origina un aroma parecido al queso.

7. Los asiáticos producen menos olor corporal. La sudoración excesiva es un problema más común en caucásicos y africanos, pues llegan a tener más folículos pilosos, así como glándulas apocrinas que los habitantes de Asia. Es por esto que expelen menos aromas que las personas del continente americano.

8. El olor corporal es tan único como las huellas dactilares. Cada organismo produce su propio aroma a partir de su dieta, procesos químicos y los llamados compuestos orgánicos volátiles. Científicos trabajan en la creación de dispositivos especiales para identificar aromas individuales, con el fin de encontrar criminales, terroristas o niños desaparecidos.

9. Los niños no huelen mal. Durante la infancia, los pequeños no están obligados a usar desodorante, pues no generan ningún tipo de mal olor. Al llegar a la pubertad, es necesario utilizar productos para enmascarar estos hedores, los cuales son generados por las glándulas apocrinas.

10. Las mujeres tienen mejor olfato que los hombres. Ellas tienen la habilidad de reconocer muchos olores corporales. Los científicos del Centro Monell aseguran que pueden oler la esencia que se desprende de las axilas aún con desodorantes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!