9 de mayo de 2014

Las Salpas y sus extrañas formaciones

   Muchos amantes de lo paranormal, conocidos como magufos, seguro que tardaría segundos en decir que estos seres son extraterrestres, o que están guiados por éstos para conseguir esas formaciones tan bonitas y perfectas como la de la imagen. Pero nada más lejos. Se trata de unos animales terrestres (bueno, marinos, pero de nuestro planeta Tierra) y aquí te explicaremos el por qué de estas formaciones tan espectaculares.






Las artistas Salpas

    Aunque tienen aspecto de medusa, no lo son, sino que pertenecen al grupo de los tunicados. Se alimentan de fitoplancton y se mueven bombeando agua a través de su gelatinoso cuerpo en forma de barril de la misma manera que lo hacen las medusas. 

  ¿Pero por qué forman esas estructuras y cadenas tan llamativas?

    Las salpas se reproducen de forma asexual, y de forma explosiva. Así, un sólo individuo puede germinar varias decenas de minúsculos individuos que permanecen unidos mientras crecen y alcanzan su tamaño adulto, llegando a formar cadenas de varios metros de longitud. Esta colonia unida llegan a sincronizar su movimiento, para bombear el agua a la misma vez y así poder mover la larga cadena sin separarse. La comunicación entre ellos se realiza a través de señales eléctricas.

     Pero esta unión es frágil, y un simple golpe de mar o un pez torpón que pase por allí puede escindir la cadena y separar a los individuos que seguirán con su vida, pero ya de forma solitaria hasta que vuelva a germinar en una nueva cadena de descendientes.


Salpas contra el cambio climático

     Se tiene en consideración la proliferación de este animal en la lucha contra el cambio climático. Y es que, las Salpas, para metabolizar el fitoplancton del que se alimentan, necesitan tomar dióxido de carbono (CO2) del agua, que expulsan en sus heces que caen hasta el fondo del océano en forma de bolitas, evitando que este CO2 llegue a la atmósfera y contribuya al calentamiento global.

   
Ejemplares de krill
 Sin embargo, como todo en esta vida, siempre hay un "pero", y en este caso, es un "pero" importante. Y es que se ha visto que donde proliferan las salpas, disminuyen las poblaciones de krill (que también se alimenta de fitoplancton), un minúsculo crustáceo que sirve de alimento para muchos otros animales, tales como ballenas, focas, pingüinos, aves, etc. 


     Así, aunque podrían contribuir a luchar contra el efecto invernadero, el daño en el equilibrio los ecosistemas podría ser aún mayor. Así que posiblemente sea necesario buscar otra forma de solventar el problema del cambio climático, que obviamente empieza por nosotros y nuestro estilo de vida, más que buscar soluciones en la naturaleza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!