6 de julio de 2014

¿Es malo aguantar las ganas de orinar?


   Hoy en Pregunta Tú nos hacen la siguiente pregunta: ¿Es malo aguantarse las ganas de orinar? ¿Qué consecuencias puede acarrear?

    Vas en el coche o por la calle y te entran ganas de orinar. Como parar en el arcén o buscar un aseo es un engorro, decides aguantar hasta llegar a tu destino. Para ti, es un acto inofensivo, ¿verdad?. Sin embargo, no lo es, y es que estamos poniendo en peligro nuestro cuerpo. Si te quedas, te explicaré por qué.






¿Por qué sentimos ganas de orinar?

   El cuerpo es muy sabio, y siempre sabe cómo avisar. En este caso, esas ganas de orinar que cada vez se vuelven más y más dolorosas  e incontenibles son la clara señal de que el cuerpo necesita eliminar aquello que está acumulando y que no es más que desecho. Pero en primer lugar,  ¿por qué sentimos esas ganas de orinar?

   Nuestra vejiga tiene una cierta capacidad, entre 250-350 mililitros, según cada persona. Pero a medida que sobrepasa los 150, y sus paredes empiezan a estirarse, unos receptores sensoriales (de presión, dolor, volumen y táctiles) localizados en estas paredes musculares se activan, enviando señales de dolor y llenado al cerebro, indicando la necesidad de vaciado que tiene la vejiga, de ahí que sintamos esa sensación desagradable cuando tenemos ganas de orinar.


¿Importante evacuar y no aguantarse?

   Dependerá, obviamente, de la frecuencia y la magnitud con la que uno aguanta las ganas de orinar. De forma esporádica no tendría por qué haber problema, pero cuando se convierte en algo cotidiano, por el trabajo u otros motivos,  sí aparecen riesgos apreciables:


  • Cistitis: Sobre todo en las mujeres. Y es que cada vez que orinamos, se produce una eliminación por arrastre de las bacterias presentes en la uretra. Se evita así la migración de estos microorganismos a áreas más profundas del tracto urinario como la vejiga que, de normal, son estériles. Si miccionamos con poca frecuencia y mantenemos la vejiga llena por más tiempo, la posibilidad de que estas bacterias migren al tracto urinario y finalmente a la vejiga se incrementa, siendo más fácil en las mujeres, ya que su uretra es mucho más corta que la del hombre
  • Cálculos renales: Estos son unas pequeñas piedras que se forman en los riñones a causa de agregaciones en forma de cristales de sodio, magnesio o calcio, que de normal deberían ser expulsados por la orina, pero sino se hace con regularidad, llegará el momento en que estas piedras tengan que salir por el tracto urinario y el dolor que van a producir será insoportable.

  • Reflujo y pielonefritis: Si se aguanta con mucha intensidad, se puede dar un reflujo de orina hacia los riñones, desde la vejiga, el cual, puede llevar la infección del tracto urinario hasta los riñones.



   Como vemos, las funciones naturales del cuerpo son algo que hay que tomarse enserio y no aguantarnos sino es estrictamente necesario. Así que la próxima vez que tengas ganas de orinar, no des muchas vueltas y desahoga a tu cuerpo, para mantenerlo sano. Y si tu jefe o profesor te  pone pegas, siempre puedes enseñarle este artículo para que no pueda decir que no.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!