22 de septiembre de 2014

¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

   Hoy en Pregunta Tú nos hacen la siguiente pregunta: ¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

   Pregunta lanzada, aunque pueda resultar extraño, por una lectora del blog. El hecho de carecer de ellos no le resulta inconveniente para tener esa duda y curiosidad sobre por qué esa zona es tan delicada y sensible a golpes que, dados en otra parte del cuerpo, no tendrían un efecto ni parecido. Así que hoy explicaré qué tiene de especial esa zona masculina para que casi todo contacto allí sea doloroso.




¿Por qué están tan expuestos?

   El principal problema (para nosotros) de los testículos, es que están ahí fuera. No están, como en el caso de la mujer, protegidos en el interior del cuerpo donde la piel, músculos e, incluso, huesos, hacen de protección de su zona genital. Nuestro sistema reproductor no tiene protección ninguna. A pesar de parecer ventajoso en términos de evolución, en este caso, la evolución siguió ese camino por un motivo muy diferente.



 Nuestro cuerpo es demasiado caliente, a una media de 36ºC. Temperatura demasiado caliente para una producción óptima de los espermatozoides. Por eso, la caprichosa naturaleza probó guardando la maquinaria productora en un pequeño saquito de piel conocido como escroto que colgaba fuera del cuerpo. Así consiguió que los testículos estuvieran a  2-3 ºC menos que el resto del cuerpo, lo que hizo que el esperma se desarrollara mejor y se mantuviera almacenado a una buena temperatura, gracias a que la piel del escroto es muy fina y muy bien irrigada, favoreciendo la disipación del calor. Esto convierte a los testículos en un objetivo muy fácil de golpear.


   Como curiosidad, añadiré que esto era ventajoso cuando el ser humano, como el resto de mamíferos con testículos, íbamos desnudos. La ropa interior actual dificulta esa pérdida de calor y se ha visto que causa un deterioro en la calidad de los espermatozoides.


¿Qué causa tan inusual dolor?

   Los testículos contienen una gran cantidad de nociceptores. Son un tipo especial de célula receptora nerviosa que, a diferencia de las receptoras de calor, presión, etc, se activan únicamente cuando se ha superado un umbral de dolor mínimo, es decir, no se activan en ausencia de estimulaciones nocivas. Cuando nuestras partes reciben un golpe, estos nociceptores se excitan y mandan una señal de dolor al cerebro.

   Pero aún hay más, y es que debido a que, durante el desarrollo embrionario, los testículos "descienden" desde el estómago, por lo que muchos vasos y nervios del abdomen permanecen conectados a los de los testículos, como es el caso del nervio vago. El cerebro detecta también esta señal de la zona abdominal y la recibe como un daño en el estómago, cuyo mejor mecanismo de defensa es la sensación de angustia, mareo y ganas de vomitar, tan típicas de un buen golpe testicular. Además, también se produce un aumento en la presión arterial y en la sudoración en respuesta a la excitación del nervio vago. Esto se conoce como dolor referido, es decir, excitación de una zona ajena a la que recibe el daño, pero que el cerebro la interpreta como tal y actúa ante esa excitación.


¿Qué duele más, una patada en los testículos o el parto?

   La zona genital femenina también posee una gran cantidad de nociceptores que se excitan cuando se dilata la vagina, cosa que ocurre en el momento del parto. ¿Pero ese dolor es mayor o menor que el que hemos estado comentando en el hombre? Descúbrelo con el siguiente vídeo:


¿Y tú qué opinas, qué crees que es más doloroso?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!