5 de abril de 2015

¿Se reconocen los animales ante el espejo?

    Si tienes o has tenido mascota es muy probable que ésta, en algún momento se haya enfrentado a un espejo. Si esto ha ocurrido, seguro que su reacción ha sido de sorpresa, miedo y ha intentado huir, quedarse curioseando o, incluso, atacar a ese reflejo. ¿Por qué ocurre esto? ¿Son capaces de reconocerse en el espejo nuestras mascotas?  Y sino es así, ¿hay algún animal que sí sea capaz de saber que es él mismo quien está en el espejo?  Todas estas curiosidades sobre los animales y sus reflejos en un espejo te esperan en las siguientes líneas. No te lo pierdas.





La prueba del espejo

    La prueba del espejo, aplicada con animales, es una medida de consciencia de sí mismo desarrollada por Gordon Gallup Jr. en 1970. En ella, se trata de medir de forma teórica la capacidad de consciencia de sí mismo que tiene un animal, determinando si es capaz de reconocer su propio reflejo en un espejo como una imagen de sí mismo. 

    Para ello, se marca de manera inadvertida al animal, usando un tinte inodoro. Entonces se le enfrenta a un espejo y se observa su reacción. Si reacciona como si reconociese que la marca se encuentra en su propio cuerpo, intentará mover su cuerpo para poder ver mejor la marca en el espejo o intentará tocársela mientras se mira en el espejo. 


¿Qué animales se reconocen?

     Los primates más cercanos en la línea evolutiva al ser humano, como era de esperar, son capaces de reconocerse frente al espejo a ciertas edades. Y es que ni los bebés primates ni los humanos son capaces hasta al menos el año de edad. Mientras que los bonobos, los chimpancés y los orangutanes superaron la prueba con facilidad, los gorilas, en un primer momento, se pensó que no eran capaces. Sin embargo, luego se vio que lo que ocurría es que, como el contacto visual directo es ofensivo entre los gorilas, se entendió que no era fácil para ellos superar el miedo a mirarse a sus propios ojos. Una vez superado tal miedo, se comprobó que efectivamente se reconocían ante el espejo.



    Los delfínidos más conocidos, como los inteligentes delfines nariz de botella de quienes no deja de maravillarnos su cerebro y las fantásticas orcas también son los animales marinos que han demostrado tener esa capacidad de conciencia sobre sí mismos.

   Volviendo al medio terrestre y sin dejar a los mamíferos, también los elefantes han superado esta prueba del espejo, siendo los únicos mamíferos terrestres no primates que lo consiguen. Tampoco es tan sorprendente ya que también es conocida la inteligencia de estos gigantes asiáticos, ya que sólo la especie oriental lo ha superado.

    Finalmente, también hay grupos de aves que son capaces de verse a sí mismos en el espejo y saber que son ellas. Se ha constatado con las urracas y algunos autores también incluyen a las palomas, aunque los resultados no son tan evidentes y el método utilizado ha sido criticado. Los córvidos, familia a la que pertenecen las urracas también han sido objeto de investigación en torno a su inteligencia.



Críticas al método

    Hay cierto debate en la comunidad científica sobre el valor y la interpretación de los resultados de la prueba del espejo. Mientras que el test ha sido llevado a cabo extensamente en primates, se debate el valor de la prueba en animales que confían primeramente en otros sentidos distintos a la visión, como por ejemplo los perros. Los perros tienen una muy pobre agudeza visual y sufren una especie de daltonismo, por lo que tienen pocas posibilidades de reconocerse a sí mismos. Sin embargo, los perros son invariablemente capaces de reconocer su propio olor, con más de 40 neuronas dedicadas al procesamiento del olor por cada una que tienen los humanos. 

    La crítica de mayor peso al test del espejo postula que es una medida de una habilidad estrechamente asociada a los humanos y no una medida de consciencia de sí mismo. Además, muchos animales pueden considerar el contacto directo de la mirada como un gesto amenazador, por lo que la aplicación del test del espejo es dudosa. Algunos mamíferos carecen de vista estereoscópica, como los conejos y los ciervos, lo que podría ser un factor importante a la hora de determinar la validez del test.



Obviamente, estas pruebas que dejan fuera del saco de la consciencia de sí mismo a nuestras fieles mascotas, los gatos y los perros, no permiten acceder al estado mental del animal y probar si realmente se identifica cuando se contempla en el espejo. Así que es difícil de saber por ahora hasta qué punto se reconocen. 


Y tú, ¿crees que tu mascota es capaz de reconocerse a sí mismo en el espejo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!