3 de enero de 2016

Los destructivos tornados de fuego

    Si creías que lo habías visto todo en fenómenos naturales, no te pierdas  éste, que bien podría haber salido de la mente de algún guionista de películas sobre desastres a los que enfrentarse. Dos de los grandes terrores de la naturaleza se unen: un incendio y un tornado. No te pierdas estas escenas reales y cómo de impresionante se ve a cámara lenta.










¿Obra del Diablo?


    Lo parece, pues si ya de por sí un incendio es destructivo y un tornado también, si unes ambos, te sale un cocktail muy dañino. Estos se forman a partir de incendios forestales. La masa de aire que está en contacto con el fuego se calienta, se vuelve más ligera y asciende, succionando a la vez aire más fresco de su alrededor que va llenando el espacio que deja el aire al subir.

     Lo normal es que no sean de gran altura, apenas unos 10 ó 20 metros y no duren más de unos pocos minutos. Pero en ocasiones se han registrado algunos remolinos de fuego que, bajo condiciones muy óptimas para que se produzcan, llegan a alcanzar el kilómetro de altura y, gracias a fuertes vientos de hasta 160 Km/h han hecho que duren cerca de media hora, haciendo que la temperatura en sus alrededores ascienda hasta los 400 grados.



    Varios ejemplos de los efectos que puede tener un fenómenos de estas características sucedieron durante la Segunda Guerra Mundial en ciudades alemanas como en Hamburgo durante la Operación Gomorra donde murieron 43.000 personas o el famoso Bombardeo de Dresde, el cual provocó una tormenta de fuego del tamaño de una ciudad pequeña y produjo un remolino de fuego que mató entre 25.000 y 40.000 personas, además de destruir la mitad de la ciudad.

     Otro ejemplo fueron los numerosos remolinos de fuego que surgieron a partir la caída de un rayo en un deposito de petróleo cerca de San Luis Obispo (California) el 7 de abril de 1926, los cuales produjeron sustantivos daños en estructuras alejadas del fuego y provocaron la muerte de mil seiscientas personas.


En Slow Motion


    Daniel Gruchy y Gavin Free, creadores del canal de Youtube The Slow Mo Guys recrearon las condiciones en las que se crean estos remolinos, con una docena de ventiladores y añadiendo un combustible en la base. El aire aviva las llamas de tal manera que forma un mini-tornado de fuego.

      Así de impresionante se ve a cámara lenta:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!