17 de febrero de 2016

Serie "¿Y si...?": ¿Y si se acabara el agua dulce de la Tierra?


joel-krebs-world-landmarks-drought-designboom-02     Abrimos un grifo y sale agua. Estamos tan acostumbrados a tenerla tan fácilmente en casa que no nos percatamos de lo traumático que sería que un día no dispusiéramos de ese agua. Pues esto puede pasar, y es que el agua dulce en la Tierra se consume a mayor velocidad de la que se repone. Sin embargo, en el post de hoy, otro más en la saga "¿Y si...?", no hablaré de las consecuencias de un mundo sin agua, porque creo que son lógicas teniendo en cuenta que tres cuartas partes de nuestro organismo son eso, agua. Sino que os mostraré cómo luciría un mundo en sequía.









  

     Tan sólo el 1% del agua de nuestro planeta es agua dulce accesible (ríos, lagos, aguas subterráneas, etc) y con ella tenemos que sustentar a los siete mil millones de humanos, y a no sé cuántos tropecientos de millones de otros seres vivos de la Tierra. Es obvio que no es suficiente, y menos al ritmo al que nosotros la estamos consumiendo.

     Por ello, el mundo está sumido actualmente en lo que se conoce como la crisis del agua, la cuál está desapareciendo a un ritmo alarmante. Ante esta situación, el artista e ilustrador Joel Krebs ha intentado retratar cómo se verían algunas de las zonas más emblemáticas del mundo, sumidas en una extrema sequía. Y así de espectaculares lucen 



London Bridge, Londres




Cataratas del Niágara, EE.UU



Capital Hill, Washington DC



Taj Mahal, India



La Gran Muralla, China



Stonehenge, Inglaterra



Estatua del Cristo Redentor,  Brasil



La Torre Eiffel, Francia



Parque Nacional de Bnaff, Canadá



Machu Pichu, Perú



     Las imágenes son espectaculares, y ponen los pelos de punta por la gravedad que muestran. Aunque veo algún que otro fallo, como la presencia de humanos. Dudo que llegando a un nivel de sequía como el que se muestra, aún haya humanos vivos paseando por la Tierra.

¿Vosotros qué opináis?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Compártelo!